Cuidado de los pezones en el embarazo

Tus pechos se empiezan a preparar, desde el primer día de embarazo, para que el día en que tu bebé nazca lo puedas alimentar. Por esta razón es importante que los comiences a cuidar lo más pronto posible para que puedas disfrutar plenamente de darle el pecho a tu bebé.

Tus pezones en el embarazo se empiezan a preparar desde el primer día para que el día en que tu bebé nazca lo puedas alimentar. Por esta razón, es importante que los comiences a cuidar lo más pronto posible para que puedas disfrutar plenamente de darle el pecho a tu bebé.

Lista de los cuidados de los pezones en el embarazo


La piel de los pezones es muy sensible. Es recomendable que te coloques crema hidratante con suaves masajes luego de tus baños porque es muy importante humectar la piel de los pechos y pezones para fortalecerla y evitar estrías.

También se recomienda evitar la utilización de jabones o cualquier otro producto que te seque la piel de esta zona.

Si te es posible, es bueno exponer tus pechos al aire y el sol por cortos períodos de tiempo. Esto también ayuda a que la piel de tus pezones se haga más resistente.

Cuidado con la ropa interior


La utilización de un buen sostén es importante para ti durante todo el período del embarazo y de la lactancia. Lo esencial es que escojas sostenes de mayor tamaño que lo habitual ya que tus pechos pueden llegar a crecer una talla o más. Hay sostenes que tienen incorporadas una serie de filas de ganchitos, para que los puedas ir ajustando a medida que tu cuerpo va cambiando.

Te puede interesar

Aumento del líquido amniótico

El líquido amniótico es muy importante para el desarrollo saludable del bebé por lo que es necesario controlar que no se presente ni en menor ni en mayor cantidad.

El líquido amniótico es muy importante para el desarrollo saludable del bebé por lo que es necesario controlar que no se presente ni en menor ni en mayor cantidad.

 

Es posible que durante el embarazo haya un aumento de este al que se le denomina polihidramnio o hidramnio. Las causas que lo provocan no son muy conocidas, pero la diabetes materna puede presentar mayores riesgos.

Otros factores influyentes son la presencia de anormalidades gastrointestinales del bebé o problemas en su sistema nervioso, la vejiga o los riñones.

Síntomas del aumento del líquido amniótico

Los síntomas principales que te puede provocar son un crecimiento repentino de tu útero, contracciones y molestias abdominales en el embarazo, sin embargo estos se pueden presentar de diferentes formas en cada caso. Por este motivo la cantidad de líquido amniótico se controlará en tus chequeos prenatales a través de mediciones realizadas en las ecografías.

En la mayoría de los casos se produce durante el último periodo del embarazo regulándose por sí sólo. Sin embargo, si este ocurre en los primeros meses aumenta las probabilidades de que el útero en el embarazo se extienda demasiado, provocando un rompimiento prematuro de bolsa, partos prematuros, complicaciones con el cordón umbilical, desprendimiento de la placenta o problemas en el crecimiento del bebé.

El tratamiento se establecerá dependiendo de tu historial médico, la cantidad de líquido amniótico y la etapa del embarazo en la que estás. Puede incluir un control más frecuente de la evolución del embarazo y medicamentos para reducir la cantidad de líquido.

Te puede interesar