Afectaciones de fumar en el embarazo

Los hábitos de vida juegan un papel fundamental en el desarrollo del futuro bebé. De hecho, el primer fumador pasivo de una madre fumadora es su propio hijo.

Los hábitos de vida juegan un papel fundamental en el desarrollo del futuro bebé. De hecho, el primer fumador pasivo de una madre fumadora es su propio hijo. Fumar en el embarazo resulta grave para ambas partes lo que es sinónimo a un embarazo cero saludable.

Está demostrado que el avance del tabaquismo afecta cada vez más a las mujeres. Incluso, dado que muchas comienzan a fumar desde muy jóvenes, llegan al embarazo con un grado de adicción a la nicotina tan alto que durante la gestación no les resulta fácil dejar el cigarrillo. Además, las estadísticas indican que durante el embarazo una de cada diez mujeres sigue fumando.

El bebé afectado por fumar en el embarazo

Durante la gestación, cada vez que la futura mamá enciende un cigarrillo, el feto recibe monóxido de carbono y sustancias tóxicas. Entre las consecuencias del tabaquismo en el embarazo se destacan las siguientes:

  • Embarazo ectópico
  • Aborto espontáneo
  • Ruptura prematura de membranas
  • Desprendimiento placentario
  • Placenta previa
  • Parto prematuro

Nunca es tarde para dejar de fumar en el embarazo

Dejar de fumar es lo mejor que puede hacer la embarazada por su salud y la de su hijo. De hecho, se calcula que, en general, el 50% de las mujeres deja el tabaco espontáneamente al enterarse del embarazo. Sin embargo, hay madres que necesitan ayuda profesional para lograrlo.

Si eres una de ellas, no tienes que avergonzarte por precisar apoyo médico. Averigua en tu comunidad si hay grupos o programas de control de tabaco que puedan asesorarte en esta decisión tan importante. Incluso, tu familia tendrá un rol importante en este camino. Si dejas el cigarrillo atrás le darás la bienvenida a una vida nueva y saludable.

Te puede interesar

Aumento del líquido amniótico

El líquido amniótico es muy importante para el desarrollo saludable del bebé por lo que es necesario controlar que no se presente ni en menor ni en mayor cantidad.

El líquido amniótico es muy importante para el desarrollo saludable del bebé por lo que es necesario controlar que no se presente ni en menor ni en mayor cantidad.

 

Es posible que durante el embarazo haya un aumento de este al que se le denomina polihidramnio o hidramnio. Las causas que lo provocan no son muy conocidas, pero la diabetes materna puede presentar mayores riesgos.

Otros factores influyentes son la presencia de anormalidades gastrointestinales del bebé o problemas en su sistema nervioso, la vejiga o los riñones.

Síntomas del aumento del líquido amniótico

Los síntomas principales que te puede provocar son un crecimiento repentino de tu útero, contracciones y molestias abdominales en el embarazo, sin embargo estos se pueden presentar de diferentes formas en cada caso. Por este motivo la cantidad de líquido amniótico se controlará en tus chequeos prenatales a través de mediciones realizadas en las ecografías.

En la mayoría de los casos se produce durante el último periodo del embarazo regulándose por sí sólo. Sin embargo, si este ocurre en los primeros meses aumenta las probabilidades de que el útero en el embarazo se extienda demasiado, provocando un rompimiento prematuro de bolsa, partos prematuros, complicaciones con el cordón umbilical, desprendimiento de la placenta o problemas en el crecimiento del bebé.

El tratamiento se establecerá dependiendo de tu historial médico, la cantidad de líquido amniótico y la etapa del embarazo en la que estás. Puede incluir un control más frecuente de la evolución del embarazo y medicamentos para reducir la cantidad de líquido.

Te puede interesar