La acidez en el embarazo

¿Sientes una sensación de quemazón que asciende por el medio de tu pecho llegando a veces incluso hasta tu garganta? Si es así, estás experimentando acidez o pirosis, un síntoma muy frecuente durante el embarazo.

¿Sientes una sensación de quemazón que asciende por el medio de tu pecho llegando a veces incluso hasta tu garganta? Si es así, estás experimentando acidez en el embarazo o pirosis, un síntoma muy frecuente durante la gestación.

Esta sensación se produce por el paso de los ácidos naturales del estómago hacia el esófago. Es muy normal que la sientas especialmente al acostarte, toser, agacharte; pudiendo ser más fuerte cuando levantas peso o vas al baño.

Causas de la acidez en el embarazo

Si bien no es exclusiva de las embarazadas, la acidez en el embarazo es muy frecuente por dos razones:

Por un lado, al crecer tu bebé en tu panza va creando un poco de presión en el abdomen, lo que facilita que los ácidos gástricos suban.

Por otro lado, las alteraciones hormonales pueden producir que la parte muscular que separa el esófago del estómago (cardias) sea menos firme, lo cual sumado al aumento de la presión favorece el pasaje del contenido del estómago hacia el esófago y así se produce la sensación de acidez. Este reflujo gastro-esofágico puede incluso producir la aparición de alimentos en tu boca sin que haya esfuerzo de vómito.

En general a pesar de su frecuencia no requiere que tomes mayores medidas para ser controlado y raramente es una complicación grave del embarazo. Lo puedes combatir utilizando almohadas para dormir, levantando aproximadamente 20 cm la cabecera de tu cama, no usando ropas ajustadas y acostándose después de 2 hs de tu última comida.

En caso de que esta sensación sea muy fuerte podrías necesitar tomar algún antiácido, pero estos siempre deben ser recetados primero por tu médico.

Te puede interesar

Efectos de las drogas en el embarazo

Los efectos de las drogas dependen de la intensidad y el tiempo de consumo, y su relación con el embarazo. Pero siempre son perjudiciales, tanto las que son permitidas como las que no.

Los efectos de las drogas en el embarazo dependen de la intensidad y el tiempo de consumo, y su relación con el embarazo. Pero siempre son perjudiciales, tanto las que son permitidas como las que no.

Con respecto a las drogas permitidas, su consumo debe ser suspendido incluso de ser posible antes del embarazo. Las xantinas, café, mate, etc., consumidas en cantidades moderadas a grandes, producirían un bajo peso al nacer y mayores riesgos de parto pretérmino. El tabaco provoca alteraciones en el embarazo, sobre todo bajo peso al nacer, parto pretérmino y complicaciones del parto.

Razones para evitar las drogas en el embarazo

El alcohol se debe suspender por los riesgos de malformaciones de variada entidad y cuantía, de aborto, de complicaciones en el embarazo y en el parto. El alcohol es el principal teratógeno (generador de malformaciones) conocido.

La marihuana, uno de cuyos productos atraviesa la barrera de la placenta y por lo tanto llega al feto, ha demostrado provocar alteraciones del desarrollo psicoafectivo, aunque otros efectos posibles no han sido confirmados.

La cocaína produce retardo intelectual, malformaciones de distintos tipos y síndrome de abstinencia de cocaína al recién nacido. Además, el feto es expuesto a las sustancias por la vasodilatación, es decir, por el ensanchamiento de los vasos sanguíneos y el consecuente aumento de la presión intravascular.

El uso de pasta base ha demostrado efectos adversos en el período embrionario y en el embarazo, pero en nuestro medio no hay estudios rigurosos por el momento, dada la relativa novedad de su uso y la evaluación de sus consecuencias en el embarazo.

En resumen, el uso de drogas ilegales además de afectarte a ti puede afectar tu embarazo en todas las etapas. Éstas te exponen a conductas de riesgo en las que puedes contraer enfermedades infecciosas graves como el VIH y la Hepatitis B o C.

Te puede interesar