Prácticas especiales durante el embarazo múltiple

Un embarazo múltiple requiere de más cuidados que un embarazo común, por lo cual deberás consultar con tu médico qué prácticas debés llevar a cabo y cómo incorporarlas a tu rutina.

La atención médica de un embarazo múltiple puede incluir algunas o varias de estas prácticas: 

  • Derivaciones. Es posible que sea necesario derivar a la futura mamá a un especialista en medicina materna y fetal, llamado perinatólogo, para que realice estudios especiales, evalúe las ecografías y, en caso de que se presenten complicaciones, pueda preverlas y estar preparado para coordinar su atención.
  • Pruebas maternas y fetales. Pueden ser necesarios exámenes para controlar la salud de los bebés, en especial si se presentan complicaciones.
  • Medicamentos tocolíticos. Se utilizan para disminuir o detener las contracciones si hay trabajo de parto prematuro.
  • Medicamentos con corticoesteroide. La inmadurez pulmonar es uno de los principales problemas de los bebés prematuros, estos medicamentos favorecen la maduración pulmonar.
  • Cerclaje cervical. Algunas mamás con embarazos múltiples de tres bebés o más pueden necesitar a comienzos del embarazo este procedimiento que mantiene cerrado el cuello uterino.

Te puede interesar

Aumento del líquido amniótico

El líquido amniótico es muy importante para el desarrollo saludable del bebé por lo que es necesario controlar que no se presente ni en menor ni en mayor cantidad.

El líquido amniótico es muy importante para el desarrollo saludable del bebé por lo que es necesario controlar que no se presente ni en menor ni en mayor cantidad.

 

Es posible que durante el embarazo haya un aumento de este al que se le denomina polihidramnio o hidramnio. Las causas que lo provocan no son muy conocidas, pero la diabetes materna puede presentar mayores riesgos.

Otros factores influyentes son la presencia de anormalidades gastrointestinales del bebé o problemas en su sistema nervioso, la vejiga o los riñones.

Síntomas del aumento del líquido amniótico

Los síntomas principales que te puede provocar son un crecimiento repentino de tu útero, contracciones y molestias abdominales en el embarazo, sin embargo estos se pueden presentar de diferentes formas en cada caso. Por este motivo la cantidad de líquido amniótico se controlará en tus chequeos prenatales a través de mediciones realizadas en las ecografías.

En la mayoría de los casos se produce durante el último periodo del embarazo regulándose por sí sólo. Sin embargo, si este ocurre en los primeros meses aumenta las probabilidades de que el útero en el embarazo se extienda demasiado, provocando un rompimiento prematuro de bolsa, partos prematuros, complicaciones con el cordón umbilical, desprendimiento de la placenta o problemas en el crecimiento del bebé.

El tratamiento se establecerá dependiendo de tu historial médico, la cantidad de líquido amniótico y la etapa del embarazo en la que estás. Puede incluir un control más frecuente de la evolución del embarazo y medicamentos para reducir la cantidad de líquido.

Te puede interesar