Probabilidad de un embarazo múltiple

En condiciones naturales, la posibilidad de tener un embarazo de más de un bebé es relativamente baja, de entre el 1,5 y el 3%, variando según las fuentes. También se estima que la probabilidad varía según el origen étnico.

Como promedio, puede decirse que para una mujer blanca, la probabilidad de un embarazo de mellizos es de uno cada 80, uno cada 8 mil embarazos es de trillizos y uno en un millón es de cuatrillizos.

Las mujeres africanas son más propensas a tener mellizos que las mujeres de cualquier otra región. En África se produce un embarazo doble cada 40.

Las asiáticas y aborígenes americanas tienen las tasas más bajas de embarazos múltiples.

Las mujeres blancas, en especial las que se encuentran por encima de los 35 años, tienen la tasa más elevada de embarazos múltiples de trillizos o más ya que producen más hormona folículo-estimulante en relación a las más jóvenes, y si bien esta hormona está asociada a la disminución de la fertilidad, es en realidad la que se ocupa que el óvulo madure cada mes y produzca la ovulación.

Te puede interesar

Aumento del líquido amniótico

El líquido amniótico es muy importante para el desarrollo saludable del bebé por lo que es necesario controlar que no se presente ni en menor ni en mayor cantidad.

El líquido amniótico es muy importante para el desarrollo saludable del bebé por lo que es necesario controlar que no se presente ni en menor ni en mayor cantidad.

 

Es posible que durante el embarazo haya un aumento de este al que se le denomina polihidramnio o hidramnio. Las causas que lo provocan no son muy conocidas, pero la diabetes materna puede presentar mayores riesgos.

Otros factores influyentes son la presencia de anormalidades gastrointestinales del bebé o problemas en su sistema nervioso, la vejiga o los riñones.

Síntomas del aumento del líquido amniótico

Los síntomas principales que te puede provocar son un crecimiento repentino de tu útero, contracciones y molestias abdominales en el embarazo, sin embargo estos se pueden presentar de diferentes formas en cada caso. Por este motivo la cantidad de líquido amniótico se controlará en tus chequeos prenatales a través de mediciones realizadas en las ecografías.

En la mayoría de los casos se produce durante el último periodo del embarazo regulándose por sí sólo. Sin embargo, si este ocurre en los primeros meses aumenta las probabilidades de que el útero en el embarazo se extienda demasiado, provocando un rompimiento prematuro de bolsa, partos prematuros, complicaciones con el cordón umbilical, desprendimiento de la placenta o problemas en el crecimiento del bebé.

El tratamiento se establecerá dependiendo de tu historial médico, la cantidad de líquido amniótico y la etapa del embarazo en la que estás. Puede incluir un control más frecuente de la evolución del embarazo y medicamentos para reducir la cantidad de líquido.

Te puede interesar