10 Semanas de embarazo - Exámenes durante el embarazo

En esta etapa vas a tener que realizarte varios exámenes de laboratorio establecidos por pautas de salud prenatal. Es recomendable que tengas anotadas las preguntas para el médico así no te olvidas de nada en el momento de la consulta.

Al cumplir 10 semanas de embarazo tienes que realizarte algunos exámenes de laboratorio establecidos por pautas de salud prenatal. Usualmente, en los embarazos catalogados como de bajo riesgo, los controles prenatales son mensuales hasta la semana 37, entre estos controles pueden estar incluidas las ecografías trasvaginales o las ecografías obstetricas, y luego los controles se hacen semanalmente hasta el parto. Si tu embarazo es considerado de alto riesgo, el esquema puede variar y aumentar los cuidados durante las diferentes etapas del embarazo. Es recomendable que anotes todas las preguntas que te surjan para que al estar en consulta con tu médico no olvides ninguna.

Dudas frecuentes durante estas semanas de embarazo

De las cuestiones que preocupan a todas las embarazadas una especialmente recurrente es sobre la posibilidad de mantener relaciones sexuales. La respuesta, para la gran mayoría de las embarazadas, es sí. Pero existen excepciones, por ejemplo aquellas embarazadas que han sido puestas en reposo por amenaza de aborto o aquellas que presenten sangrado genital, o por otra indicación médica.

¿Y qué está pasando con tu cuerpo ahora?

El útero tiene el tamaño de una naranja grande y puede ser palpado a través del abdomen. Puedes sentir que estás engordando y que tus pechos están creciendo: no te sientas mal, es totalmente normal en esta etapa del embarazo. Tal vez te sientas cansada, trata de dormir y delega todo el trabajo posible.

El desarrollo de tu bebé después de 10 semanas de embarazo

Esta es la última semana que lo llamaremos embrión, la próxima será formalmente un feto. Los órganos genitales se definen claramente y tu bebé mide aproximadamente 3,5 centímetros y tiene un peso de alrededor de 10 gramos. En las extremidades se visualizan codos y rodillas, las orejas son muy nítidas y ya aparecen los párpados. El cordón umbilical ya está formado y es el elemento que cumple la vital función de transportar a tu bebé oxígeno y nutrientes.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo y del embrión son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, no dudes en consultar a tu médico.

Te puede interesar

Aumento del líquido amniótico

El líquido amniótico es muy importante para el desarrollo saludable del bebé por lo que es necesario controlar que no se presente ni en menor ni en mayor cantidad.

El líquido amniótico es muy importante para el desarrollo saludable del bebé por lo que es necesario controlar que no se presente ni en menor ni en mayor cantidad.

 

Es posible que durante el embarazo haya un aumento de este al que se le denomina polihidramnio o hidramnio. Las causas que lo provocan no son muy conocidas, pero la diabetes materna puede presentar mayores riesgos.

Otros factores influyentes son la presencia de anormalidades gastrointestinales del bebé o problemas en su sistema nervioso, la vejiga o los riñones.

Síntomas del aumento del líquido amniótico

Los síntomas principales que te puede provocar son un crecimiento repentino de tu útero, contracciones y molestias abdominales en el embarazo, sin embargo estos se pueden presentar de diferentes formas en cada caso. Por este motivo la cantidad de líquido amniótico se controlará en tus chequeos prenatales a través de mediciones realizadas en las ecografías.

En la mayoría de los casos se produce durante el último periodo del embarazo regulándose por sí sólo. Sin embargo, si este ocurre en los primeros meses aumenta las probabilidades de que el útero en el embarazo se extienda demasiado, provocando un rompimiento prematuro de bolsa, partos prematuros, complicaciones con el cordón umbilical, desprendimiento de la placenta o problemas en el crecimiento del bebé.

El tratamiento se establecerá dependiendo de tu historial médico, la cantidad de líquido amniótico y la etapa del embarazo en la que estás. Puede incluir un control más frecuente de la evolución del embarazo y medicamentos para reducir la cantidad de líquido.

Te puede interesar