22 semanas de embarazo: La hora del reposo

En el embarazo muchas veces se presentan diversas patologías como por ejemplo placenta previa, parto pre-termino o retraso del crecimiento intrauterino. En esos casos, el médico obstetra indicará reposo.

En cuanto a las 22 semanas de embarazo, muchas veces se presentan diversas patologías como por ejemplo placenta previa, parto pre-término o retraso del crecimiento intrauterino. En esos casos, el médico obstetra indicará reposo

Recomendaciones para el reposo en las 22 semanas de embarazo

Sentarte lo más cómoda posible en tu cama: no olvides tener libros, el teléfono, comida rica y nutritiva, un buen televisor enfrente y todo lo que puedas necesitar.

Siéntete bien: ten en cuenta que la mayoría de los embarazos de alto riesgo terminan sin complicaciones y con el nacimiento de un lindo (y muy sano) bebé.

Si no te han indicado reposo en el embarazo, es igual importante que comiences a tomarte con calma los ejercicios, ya que como parte de la preparación de tu cuerpo para el parto, tus ligamentos adquieren cierto reblandecimiento que te hace más propensa a las lesiones.

Tu cuerpo en las 22 semanas de embarazo

Cerca de esta semana, se deben tener algunos cuidados en el embarazo como por ejemplo la necesidad de suplementar tu dieta sana con hierro. Esto es necesario para evitar la anemia, ya que el crecimiento de tu bebé aumenta los requerimientos diarios de este elemento.

Hasta este período tus reservas de hierro eran suficientes para cubrir tanto tus necesidades como las de tu bebé pero a partir de acá necesitas el suplemento o podrías padecerla ya que tu organismo desviará el hierro escaso a tu feto dejándote en déficit a ti.

Si bien en general la anemia no te traerá mayores consecuencias inicialmente, hay mayor riesgo de parto anticipado o de niño pequeño para la edad gestacional. Consulta a tu médico ya que puede ser que ya te haya aportado hierro desde el inicio del embarazo.

Intenta consumir alimentos ricos en calcio, verduras y proteínas. Vigila la ingesta de grasas y azúcares. Pero sobre todo: trata de mantenerte activa, aunque sin excesos.

Tu bebé en las 22 semanas de embarazo

Tu bebé mide aproximadamente 22 centímetros y pesa casi medio kilo. Sigue adquiriendo definición en sus rasgos.

Si es varón sus testículos comenzarán a descender desde dentro del abdomen hacia el escroto que será su lugar definitivo.

Diversas investigaciones en psicología fetal dan cuenta que en este etapa el feto puede tener cambios en el estado de ánimo. De esta manera puede llorar, reír y hasta enojarse. Su sistema límbico (lugar del cerebro que controla los sentimientos y emociones) está en pleno desarrollo. Según M. Valdés: “Este sistema ha sido denominado cerebro emocional por su participación en el establecimiento de las cogniciones que determinan los estados subjetivos del organismo”.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

Te puede interesar

Aumento del líquido amniótico

El líquido amniótico es muy importante para el desarrollo saludable del bebé por lo que es necesario controlar que no se presente ni en menor ni en mayor cantidad.

El líquido amniótico es muy importante para el desarrollo saludable del bebé por lo que es necesario controlar que no se presente ni en menor ni en mayor cantidad.

 

Es posible que durante el embarazo haya un aumento de este al que se le denomina polihidramnio o hidramnio. Las causas que lo provocan no son muy conocidas, pero la diabetes materna puede presentar mayores riesgos.

Otros factores influyentes son la presencia de anormalidades gastrointestinales del bebé o problemas en su sistema nervioso, la vejiga o los riñones.

Síntomas del aumento del líquido amniótico

Los síntomas principales que te puede provocar son un crecimiento repentino de tu útero, contracciones y molestias abdominales en el embarazo, sin embargo estos se pueden presentar de diferentes formas en cada caso. Por este motivo la cantidad de líquido amniótico se controlará en tus chequeos prenatales a través de mediciones realizadas en las ecografías.

En la mayoría de los casos se produce durante el último periodo del embarazo regulándose por sí sólo. Sin embargo, si este ocurre en los primeros meses aumenta las probabilidades de que el útero en el embarazo se extienda demasiado, provocando un rompimiento prematuro de bolsa, partos prematuros, complicaciones con el cordón umbilical, desprendimiento de la placenta o problemas en el crecimiento del bebé.

El tratamiento se establecerá dependiendo de tu historial médico, la cantidad de líquido amniótico y la etapa del embarazo en la que estás. Puede incluir un control más frecuente de la evolución del embarazo y medicamentos para reducir la cantidad de líquido.

Te puede interesar