27 semanas de embarazo: Lágrimas y dudas

En esta etapa estás muy sensible. Puedes temerle al parto, a ti como mamá, a los cambios, a las finanzas de tu casa, puedes temer y dudar de todo.

Es posible que transcurridas las 27 semanas de embarazo estés muy sensible. Puedes temerle al parto, a ti como mamá, a los cambios, a las finanzas de tu casa, puedes temer y dudar de todo.

El embarazo es un momento hermoso pero en esta etapa tan avanzada, es probable que surjan dudas y eso te asuste, y hasta llores. Una buena manera de tranquilizarte es hablar con tu pareja de esto y juntos tratar de vencer los temores. Si todavía te queda alguna duda acerca de tu embarazo, parto, o algo relacionado con tu salud, recurrí a tu médico.

El curso psicoprofiláctico  también puede ayudarte. Es una buena oportunidad para compartir experiencias, dudas y conocimientos con otras parejas que están pasando por un una situación similar.

Los movimientos fetales de tu bebé están más activos durante períodos regulares durante todo el día. Si tienes dudas sobre estos movimientos de tu bebé lo ideal es contárselo a tu médico.

Tu cuerpo en las 27 semanas de embarazo

En esta etapa la futura mamá presenta una gran picazón como consecuencia de una piel estirada.

Por lo general, los médicos le sugieren evitar rascarse y prescriben la colocación de cremas humectantes -con vitamina A- para prevenir estrías o talcos mentolados especiales para estos casos.

También puedes hacer la prueba con aceite de oliva para suavizar la piel.

Tu bebé en las 27 semanas de embarazo

¡No para de crecer! Mide aproximadamente 30 cm. y pesa 1 kg.

El desarrollo de sus sentidos continúa, siendo ahora el turno del ajuste del oído.

Diversas investigaciones dan cuenta de la importancia de hablarle a tu bebé para que reconozca tu timbre de voz y del futuro papá. Incluso disfruta de la misma música que les gusta a ti y a tu pareja.

Se comienzan a abrir los párpados, y a formar sus retinas. Su piel se está llenando de un poco de grasa y sus ojos se vuelven cada vez más sensibles a la luz y se preparan para ver.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

Te puede interesar

Aumento del líquido amniótico

El líquido amniótico es muy importante para el desarrollo saludable del bebé por lo que es necesario controlar que no se presente ni en menor ni en mayor cantidad.

El líquido amniótico es muy importante para el desarrollo saludable del bebé por lo que es necesario controlar que no se presente ni en menor ni en mayor cantidad.

 

Es posible que durante el embarazo haya un aumento de este al que se le denomina polihidramnio o hidramnio. Las causas que lo provocan no son muy conocidas, pero la diabetes materna puede presentar mayores riesgos.

Otros factores influyentes son la presencia de anormalidades gastrointestinales del bebé o problemas en su sistema nervioso, la vejiga o los riñones.

Síntomas del aumento del líquido amniótico

Los síntomas principales que te puede provocar son un crecimiento repentino de tu útero, contracciones y molestias abdominales en el embarazo, sin embargo estos se pueden presentar de diferentes formas en cada caso. Por este motivo la cantidad de líquido amniótico se controlará en tus chequeos prenatales a través de mediciones realizadas en las ecografías.

En la mayoría de los casos se produce durante el último periodo del embarazo regulándose por sí sólo. Sin embargo, si este ocurre en los primeros meses aumenta las probabilidades de que el útero en el embarazo se extienda demasiado, provocando un rompimiento prematuro de bolsa, partos prematuros, complicaciones con el cordón umbilical, desprendimiento de la placenta o problemas en el crecimiento del bebé.

El tratamiento se establecerá dependiendo de tu historial médico, la cantidad de líquido amniótico y la etapa del embarazo en la que estás. Puede incluir un control más frecuente de la evolución del embarazo y medicamentos para reducir la cantidad de líquido.

Te puede interesar