Consejos practicos para las vacaciones

Si eres primeriza, es importante que sepas que salir de vacaciones con un bebé o un niño no es igual a salir sin ellos. Y si ya tienes niños, sabes cuánto cambian las cosas y lo mucho que te puede ayudar estar preparada.

Por eso, aquí te ofrecemos una ayuda-memoria que contribuirá a que tengas unas amenas vacaciones con tus bebés o chicos:

• Visita al médico unos días antes de irte de viaje. Puede proporcionarte algunos consejos que podrían ayudarte en caso de enfermedades.
• Revisa que tipo de suministros básicos tendrás disponibles en tu destino vacacional. Especialmente elementos como pañales y toallitas desechables.
• No te preocupes por los jabones cuando viajas. Las toallitas desechables son geniales para cuando viajas con los más pequeños.
• Todos necesitamos un pasaporte para viajar al extranjero. Aún los recién nacidos necesitan su propio pasaporte. Tramitarlo puede llevarte mucho tiempo así que si planeas salir del país comenzó a hacerlo con tiempo.
• Contratar un seguro de viaje es una muy buena idea independientemente del lugar adonde viajes.
• Elabora un brazalete de identificación para cada uno de los chicos. Incluí en el mismo tu nombre y número de contacto, plastifícalo y pónselo a tus chicos en las muñecas o cuélgaselos a la ropa.
• Llévate un cuaderno como diario de viaje. Puedes escribir los eventos de cada día y pedirle a tus chicos que te den su opinión o pensamientos. Ellos también pueden dibujar lo que han visto, pegar los boletos de acceso, mapas, y todo lo que se les ocurra.
• También puedes agregarle fotos del viaje una vez que hayas vuelto. Los chicos amarán revisar el álbum de su viaje después de llegar a casa.
• Recuerda empacar baterías extra o el cargador de las mismas para tus cámaras.
• Revisa el tipo de suministro de agua potable en el destino vacacional. Si no la consideras lo suficientemente segura para tu bebé o niño, usa agua embotellada.

Te puede interesar

Comprando una cámara de fotos

Es una opción maravillosa para atesorar recuerdos sobre los últimos meses del embarazo y la llegada del bebé.

Si está por nacer tu bebé, tal vez estás pensando en comprarte una cámara de fotos para registrar los primeros momentos del nuevo integrante de la familia. Si ya nació y todavía no tienes una, seguramente no ves la hora de poder compartir con todo el mundo la imagen de tu bebito. Pero como se trata de un producto relativamente costoso, quizás te encuentres pensando cómo y qué comprar exactamente. 


En primer lugar, revisa el presupuesto familiar y evalúa cuáles son tus posibilidades, cuánto puedes gastar en este momento, o si en realidad te conviene recurrir al crédito. A veces este tipo de compras, aunque terminen resultando más costosas tras la financiación, es conveniente hacerlas a crédito, porque acortan los tiempos de tener el objeto entre tus manos. Sin embargo, si dispones del efectivo necesario, definitivamente es preferible cancelar la cuenta de inmediato, y quizás hasta puedas conseguir un mejor precio con sólo solicitar un descuento.

A continuación, pregúntate cuáles son tus preferencias y necesidades: una cámara de fotos tradicional no es lo mismo que una digital, no tanto por el momento en que la vayas a usar como por las posibilidades de volver sobre esos registros a futuro.

Con una cámara tradicional, sacas las fotos, las mandas a revelar y las guardas en un álbum que puedes mirar y volver a ver sin más trámite. También puedes elegir algunas de tus fotos y rápidamente colocarlas en porta-retratos en el lugar preferido de la casa. Por el lado de los costos, tienes que pensar en el precio de los rollos y el revelado. Generalmente, te encontrarás con que de las 36 fotos del rollo, varias no salieron muy lindas.

Si optas por una cámara de fotos digital definitivamente ahorrarás al no tener que comprar rollos fílmicos ni pagar revelados. Además, puedes ver al instante si tu foto salió bien o mal, y en todo caso, puedes sacar otra sin perder la ocasión de inmortalizar ese momento especial con una buena foto.

Gracias al correo electrónico compartir imágenes de tu bebé con amigos y familiares, aun cuando estén lejos, resultará económico y sencillo con una cámara digital. Pero en contrapartida, ten en cuenta que precisarás una computadora para descargar las fotos, y si quieres llevar un álbum tradicional o colocar alguna en un portarretratos de todas maneras tendrás que llevar a imprimir en papel fotográfico al menos algunas de esas fotos, y que en ese caso representará un costo extra.

Te puede interesar